Nicolás Montenegro lanza su primera colección de novias

El diseñador Sevillano Nicolás Montenegro ha presentado su primera colección de vestidos de novia en la Valmont Barcelona Bridal Fashion Week, esta lleva por nombre ‘Abril‘ en cuyo mes fue creada, además del simbolismo que tiene este mes para Montenegro, en el cuál el diseñador cumple años. Para Nicolás Montenegro es «el mes que siempre ha sido un símbolo de renacimiento y de luz. De ahí que, en plena pandemia, decidiese iluminar mis creaciones y mi vida a través de la pureza del blanco creando, por primera vez, una línea de vestidos de novia», afirma el creador.

Los primeros encargos en solitario de Nicolás Montenegro, que hasta entonces había trabajado para otras firmas de moda (ha trabajado en Francesco Scognamiglio, Gucci, Dolce & Gabbana y Yolancris) ya hacían presagiar que su carrera estaba a punto de despegar. “El primero fue para Vanity Fair Italia junto a Pamela Anderson y Jorge Parra como director artístico del proyecto; después llegó Sita Abellán para un evento que tenía en Paris Fashion Week y mi querida Bad Gyal para su gira nacional e internacional por América, la cual se tuvo que posponer por la pandemia”, cuenta el creador a Vogue.

Ahora debuta en solitario diseñando su primera colección de vestidos de novia. La colección está realizada en su totalidad en los talleres de su pueblo natal, Lantejuela (Sevilla), con tan solo 3.000 habitantes, con lo que Nicolás ha querido potenciar la artesanía y el talento local.

Su colección de vestidos de novia la forman 16 diseños que llevan el blanco impoluto como su punto de partida. Volantes de seda y organza o lazadas XL que aparecen en lugares inesperados; encajes que invaden de romanticismo los diseños; botones y detalles que se convierten en protagonistas; mangas poderosas y escotes arquitectónicos. Son muchos los elementos que destacan en esta primera colección de Nicolás Montenegro y que convierten sus vestidos en piezas únicas e identificables al 100% con la esencia de la firma.

Nicolás Montenegro entiende la moda nupcial como un grito a la libertad y pretende aportar una propuesta donde la vanguardia del diseño y la artesanía de los procesos vayan de la mano. Al preguntarle aquello que reclama la industria en España, concede: “Libertad. Hemos vivido demasiado encerrados en los castillos de princesas”.

Cuando le preguntan por la estética de su firma, el diseñador la define “pulida y con reminiscencias clásicas”. Asegura diseñar vestidos para una novia diferente, poderosa y con carácter. “A la hora de crear, pienso en las mujeres que están cansadas de los estereotipos de la marcha nupcial. Son vestidos bastante arriesgados para una novia y me gusta tomar como referencia a mujeres reales. Mis hermanas son una gran fuente de inspiración para mis diseños. Son una gran guía en mis creaciones”, reconoce.