Fotografía buenrollera para tu gran día

Hola chicas!!!

¿Qué tal estáis?

Un jueves más aquí me tenéis nerviosita perdida por compartir con todas vosotras otra maravillosa entrevista.

En esta ocasión hablaremos de fotografía de la mano de Noelia de Nolita Studio, así que quién mejor que ella para presentarse

– ¿Por qué Nolita Studio y por qué una piña?

Nolita son las siglas de North of Little Italy, el barrio italoamoericano de Nueva York. Viví una larga temporada en esa maravillosa ciudad y Nolita era uno de mis barrios favoritos…además me recordaba mucho a mi madre, que cuando me reñía me llamaba Nolita o Noelita hahaha

Y la piña es porque el que hoy es mi marido tenía una piña en la mano cuando me beso oficialmente por primera vez. Curiosamente me encanta el sabor a piña pero no me gusta la fruta hahaha

–  Qué recomiendas a tus parejas, ¿Prebodas o Postbodas? ¿Por qué? 

¡Eso no me lo puedes preguntar! hahaha me gustan las pre, las post, las bodas, los aniversarios, las pedidas…¡me encantan todas! Pero bueno, por matizar, las pre bodas me parecen súper importantes para conectar y que el día de la boda la pareja vea una cara amiga y no una extraña que está en momentos muy íntimos y personales. Y las post bodas me flipan porque ya no hay nervios y todo fluye maravillosamente, además suelen ser en lugares diferentes y me encanta que me enreden en aventuras así. En la última me llevaron a Paris y lo flipé, no solo con la sesión sino con la pareja, que nos hicimos aún más amigos si cabe. Eso es lo mejor que me llevo siempre de mi trabajo, la gente que conozco y las experiencias que vivo.

– ¿Qué es lo que te lleva a captar un momento puntual de la boda?

La intuición, la empatía y la experiencia. Después de años en esto, aprendes a leer las emociones de los demás y acabas siendo capaz de adelantarte un segundo a lo que va a pasar y capturarlo con la cámara. Y por supuesto conocer a la pareja con anterioridad y haber compartido con ellos algunos ratitos ayuda mucho a desarrollar esta lectura y a entender mejor sus emociones.

– A parte de realizar fotografía nupcial estás comenzando otra línea más familiar y maternal, cuéntanos un poco sobre este nuevo proyecto.

Técnicamente no es un nuevo proyecto, ya que este tipo de fotografía, así como la fotografía de producto y de marca personal las llevo realizando desde el comienzo de mi carrera, pero ha sido a raiz de toda esta situación que estamos viviendo que me he lanzado a crear un perfil específico para ello. La fotografía de maternidad y de familias me encanta y la verdad que me apetecía mucho darle un empujón a esa faceta y promocionarla.

– En una boda hay muchísimos momentos fotografiables para el recuerdo pero, ¿cuál es tu favorito?

Ay pues me encantan las salidas de los novios y la llegada de la novia, y los peques haha que son tan naturales, y los momentos de emoción en la ceremonia, me encanta la sesión con la pareja, y las fotos con los amigos, me flipan las fotos de la fiesta, y las de la preparación de la novia, las fotos de sus detalles, y las de la deco, y cuando bailan…vamos, te acabo de resumir una boda entera haha la verdad es que me gustan todos los momentos, para mi cualquier cosa que pasa que es importante para la pareja, que procede de una emoción íntima o compartida es un momento digno de capturar y guardar para siempre.

 – Cuéntanos, ¿qué consejos o truquitos les das a tus parejas para salir tan espontáneos en las fotografías?

Pues os va a sonar simplón pero básicamente que sean ellos mismos, que se dejen arrastrar por lo que sientan en cada momento, ya sea risa nerviosa, o lágrimas, o si necesitan cerrar los ojos y respirar despacio… que fluyan y que se sientan, que sientan mucho e intensamente cada segundo. Y siempre les aconsejo que llegado el día se olviden de todo el tema organizativo y deleguen en los proveedores, que confíen en nosotros que nos vamos a dejar la piel para hacer que su día sea maravilloso pase lo que pase; la única obligación de la pareja el día de su boda es disfrutarla y exprimirla al máximo.

– Me consta que has viajado por muchos países y fotografiado momentos inolvidables. Si pudieras quedarte con un sólo lugar para realizar sesiones de pareja, ¿cuál sería?

¡Que pregunta más difícil! ¡el mundo entero es un gran escenario! Está claro que tengo debilidad por Nueva York por las connotaciones emocionales que tiene para mi, pero tengo muy recientes mis viajes al desierto del Sahara y a Las Vegas y California, y adoré cada rincón que vi allí. De todos modos creo de corazón que no hay lugar que no sea susceptible de ser bueno para hacer fotos, lo que prima es que la pareja tenga rollazo y sean ellos mismos. Si la pareja es natural y lo da todo, da igual que estemos en medio de ninguna parte.

– ¿Cómo definirías tu estilo fotográfico?

Pues lo definiría como en continuo desarrollo, creo que nunca paramos de evolucionar y aprender; aunque mi tendencia es claramente hacia la fotografía documental, espontánea, natural y luminosa, donde confluyen mi pasión por la composición artística, por la fotografía callejera, por la moda y por la fotografía emocional. Me encantaría que se conociera mi trabajo por ser capaz de revivir y provocar emociones, por ser un documento gráfico de las experiencias de los demás, y por su estética vibrante y alegre.

– Por último, ¿Hay algo más que quieras compartir con todas nosotras?

Ay no sé, así random que me gusta el cine en blanco y negro, me encantan los helados, cuando me estreso pinto platos de cerámica y cuando se me rompe algo le pido perdón a todos los trocitos haha Y que cuando era adolescente mi sueño era ser fotógrafa de conflictos bélicos e internacionales… y descubrí muy pronto que tengo tolerancia -1000000 a la violencia, así que estoy encantada de dedicarme a hacer fotos de todo lo contrario, ¡que viva el quererse!

.

.

.

Y hasta aquí la entrevista de hoy, gracias Noelia por permitirme acercarte un poco más a mis chicas y conocer más partes de ti que me han fascinado.

Nos vemos en la próxima!